Anthony Naples - Take Me With You [Good Morning Tapes]

    • Anthony Naples  - Take Me With You [Good Morning Tapes]

    “Es posiblemente lo mejor que haya publicado nunca este housser neoyorquino…”.

    Algo más que solo una moda -pasajera y caprichosa- supone que algunos afamados productores de house o techno -léase, de temarrales plenos de groove y ritmos, dedicados a reventar pistas de baile y sus cuentas en el banco- también disfruten incursionando en otros estilos electrónicos -que nada tienen que ver con agitar dancefloors- y que encuentran en el ambient uno de sus reductos favoritos. 

    Es el caso del neoyorquino Anthony Naples, uno de los houssers más celebrados del 2017 -gracias a su track ‘Sky Flower’- y del que, curiosamente, en este 2018 apenas hemos recibido noticias. Ahora presenta ‘Take Me With You’ en el que se olvida completamente del frenesí nocturno, del house analógico-vintage y clubbing -muy en la onda de sus amigos de Bicep- y nos ofrece su cara más ambient, calmada y hasta meditabunda. Y lo mejor de todo es que -!oh vaya!- es posiblemente lo mejor que haya publicado nunca este tipo al que augurabamos un gran futuro como generador de trallazos bailables y, mire usté por dónde, es en espacios serenos, amables e intimistas en los que se mueve con más destreza y sabiduría. 

    Todo el contenido de este álbum -que se inició pensando en hacer bailar al personal y en especial a sus colegas de sello- de pronto cambió de dirección y se convirtió en una colección de doce temas -publicados por el sello francés Good Morning Tapes- con una querencia clara al ambientalismo dub y cósmico en el que hay lugar para chispazos trip-hoperos, el house, el disco o hasta para un post-pop lisérgico.

    Destacaremos los sintes acolchados y celestiales de 'Worldwide’; ‘Goodness’ y esos pianos post-raveros que parecen querer romper sin, casi, llegar a hacerlo nunca; la quietud borrosa y viejuna de ‘Drifter’, la acidez marciana de ‘Spiral’; el calmo atardecer que nos propone la suave ‘Tango’; ese house loopeado y casi krautockero de ‘Shredder’ y el deep-house atmosférico de ‘Love Loop to Fade’.

    Ah, y también se puede adquirir en cassette, ¿a qué ahora os apetece todavía más?

    Tags