Red Axes - Red Axes [Dark Entries Records]

Red Axes - Red Axes [Dark Entries Records]

    • Red Axes - Red Axes [Dark Entries Records]

    “Un trabajo diverso y redondo a través del que Red Axes se reconfirman como una de las realidades electrónicas más atractivas a seguir, disfrutar y bailar”.

    Dori Sadovnik y Niv Arzi -tanto monta monta tanto- aka Red Axes presentan su tercera aventura discográfica en largo formato. Y lo hacen de forma homónima desde su título, algo que ya nos informa de la confianza que han depositado en el trabajo. Y es que el dúo israelita, a través de este ‘Red Axes’ -que publica en Dark Entrie Records de Josh Cheon- ahonda en ese sonido personal -amalgama de techno, house, EBM y otras influencias de origen variopinto, hasta provenientes del folk egipcio- que desde hace cerca de una década los ha colocado en el corazón de miles de clubbers y demás fauna propia de la electrónica de baile. 

    Entre los once temas -ya conocíamos tres de ellos -caso de los ya celebrados ‘Hold’, ‘They Game’ y ‘Sticks Stones’- abundan los sonidos espaciales, los arpegios cósmicos, las influencias de sonidos maquinales -próximos a lo industrial- y ese rollo psicodélico, rayano en lo drogata, que tanta fama, y venta de discos y tracks, les ha procurado. Lo que queda patente tras la primera escucha es que se trata del disco más “100% Red Axes” de la discografía de los de Tel-Aviv. Aquí se muestra en pleno estado de gracia para alegría de propios y extraños. Siempre con el dancefloor en lo más prioritario entre sus querencias y objetivos.

    Del elenco de cortes -mezclados por Steve Dub y masterizados por George Horn en Fantasy Studios- destacaremos las soft-clubbys ‘Arpman’ -¡esos arpegios celestiales y folkies a pie de fiesta!- y la oscura y minimalista ‘Broterhood’ producida a pachas con Autarkic; la psicotrópica, retro-futurista y baggy ‘They Game’; la acidez a guitarrazos, tan trepidante como trancerosa, de ‘Shelera’; la oscuridad de la ebemera ‘Break the limit’ y el raverismo noventero de ‘Zeze’.

    En fin, un trabajo diverso y redondo a través del que Red Axes se reconfirman como una de las realidades electrónicas más atractivas a seguir, disfrutar y bailar.

    Tags