Scuba - Sounds of SUB:STANCE [Hotflush Recordings]

    • Scuba - Sounds of SUB:STANCE [Hotflush Recordings]

    “Aquí encontramos una colección de temas -algunos inéditos y otros que solo habían sido publicados en vinilo- de artistones del mejor sonido bass UK…”.

    Del 2008 al 2013 la escena berlinesa disfrutó de una de las fiestas más chulas, intensas y fascinantes de todo su excelso y variopinto clubbing; nos referimos a SUB:STANCE en el famosísimo club Berghain. Tras la misma estaba un Scuba que lleva instalado en la capital alemana ya más de una década y, por lo que parece, sin demasiadas ganas de volver a su Londres natal. El caso es que, para celebrar el décimo cumpleaños del despegue de la party, el productor y DJ inglés publica -en su sello Hotflush- este ‘Sounds of SUB:STANCE’ que rinde homenaje, y se inspira, en aquellas sesiones y madrugadas en las que, desde lo musical, todo tuvo mucha sustancia, y por las que pasaron artistas de la mayúscula talla de James Blake, Mala, Gilles Peterson o Mount Kimbie, entre otros.

    En este nuevo disco encontramos una colección de temas -algunos inéditos y otros que solo habían sido publicados en vinilo- de artistones del mejor sonido bass UK, como son Shackleton, Vex’d, Untold, TRG aka Cosmin TRG, Toasty, Mala, Skream, Appleblim, Preamelist, Instra: mental, Matty G y del propio Scuba -que aporta dos temas ‘Ripchord’ y ‘Eject’- y que, de forma general, nos retrotraen a aquel imaginario sonoro salido de las tripas de la mejor escena urbana londinense, a finales de la década pasada. Y que, cómo no puede ser de otra forma, se basa en una potente apuesta musical que bebe y se nutre de texturas dubs, ritmos rotos y percusiones muy propias del Scuba primigenio, incluso, del que ya se fijaba más en la escena post-dubstep. No obstante aquí lo que campa a sus anchas es ese dubstep UK que, poco a poco y gracias a artistas como el que nos ocupa, se fue dejando contaminar positivamente por el techno berlinés, para dar lugar a un híbrido mutante y adictivo que tiene a Paul Rose como uno de sus más estupendos exponentes. 

    En fin, un regalo retrospectivo para los seguidores del sonido callejero, humeante y bass y, también, para todos aquellos que flipamos con aquel desembarco sonoro que se produjo en Berlín allá por 2008 y que, al colisionar felizmente con el techno, tantas buenas madrugadas nos ha procurado a todos. Gracias Scuba.

    Tags