2016, otro año más de cancelaciones de festivales en España|Artículos
  • 2016, otro año más de cancelaciones de festivales en España

    2016, otro año más de cancelaciones de festivales en España
    Texto: Francisco Domingo

    ¿Por qué se siguen cancelando festivales en España?

    2015 fue un año triste para la cultura festivalera española. Se caía del circuito uno de los mejores festivales que ha tenido nuestro país: Monegros Desert Festival. El año anterior ya apuntaba maneras con las cancelaciones de Motorsound, ElectroBeach o Sferic Festival (por mencionar algunos) que consiguieron dañar tremendamente la escena y la fe de todos los que confiaron en ellos. 2016 continúa igual o peor: con cancelaciones inexplicables, cambios de última hora y mucha desinformación de cara al público.

    Marenostrum se lleva la palma por lo drástica e inesperada que fue su cancelación. El Festival valenciano suspendía su evento a un día de su apertura después de recibir una notificación de la Consellería de la Generalitat Valenciana denegando la licencia. A día de hoy se sigue discutiendo la legitimidad de la decisión del ayuntamiento que, como recientemente ha publicado el periódico Las Provincias, tenía cuatro informes favorables del Ministerio para autorizarlo. A pesar de todo, puede que haya luz al final del túnel si finalmente se confirman los rumores de su posible celebración en un futuro no muy lejano. Aún así, el daño ya está hecho y la reputación del festival, sea o no su fallo, se verá afectada considerablemente.

    En Andalucía tenemos el caso de la Fundación Territorios Sevilla con la cancelación del Festival Territorios a 48 horas de su celebración alegando falta de viabilidad económica. Un motivo que no ha convencido ni a los potenciales asistentes ni al director del Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, donde se iba a llevar a cabo. La organización ha pecado de poco seria y continúa provocando dolores de cabeza a aquellos que no han recibido el email para reclamar la devolución de sus entradas. De hecho, se ha abierto una petición en Change.org que ya recoge más de 1.000 firmas exigiendo la recuperación del dinero congelado.

    Por si esto fuera poco, la misma promotora también cancelaba el Festival Trafalgar, que iba a tener lugar los días 24 y 25 de junio en Caños de Meca, Cádiz, con grupos como Crystal Fighters, Buzzcocks, Sleaford Mods o Everything Everything. En este caso, el fuego cruzado entre el Ayuntamiento, la Fundación Territorios y los promotores del festival Cabo De Plata desataba la polémica. Supuestamente, el Ayuntamiento rescindió la licencia de actividad a Trafalgar para que Cabo de Plata, un festival de características similares programado para los días 1, 2 y 3 de julio, disfrutara de los privilegios.

    Se suma a la lista la baja del Vilabeach Festival, que no conseguía ver la luz en su primera edición debido a problemas con la contratación de artistas que derivaron en la cancelación total del evento por parte del Ayuntamiento de Villajoyosa, Alicante. 
    A estas cancelaciones hay que añadir los cambios de fecha y ubicación de 4EVERY1 por culpa de las Elecciones. En el caso de 4EVERY1  FESTIVAL los motivos son claros: la convocatoria de las Elecciones Generales en el mismo fin de semana del festival impedía que pudieran disponer de efectivos suficientes para garantizar la seguridad de los asistentes. Así, el festival se retrasa al 17 de septiembre cuando realmente estaba previsto para el 25 de junio. Recordamos una situación similar en 2015 con Space Ibiza, que se vió obligado a posponer su Opening del día 24 de mayo al 31 por culpa de las Elecciones Municipales. Se trata de cancelaciones por fuerza mayor y que aparecen justificadas en las condiciones de la entrada.

    Volviendo a Ibiza... Se nos viene a la mente el radical y sigiloso cambio de fecha del Opening de Amnesia de este mismo año. La discoteca no comunicó en ningún momento el susodicho, dejando a miles de personas colgadas y sin respuestas. Aunque para falta de respuesta y confusión la que tienen los clientes de Arenal Sound, que a día de hoy no saben con certeza si el evento se va a celebrar o no. Por un lado podemos leer artículos donde se asegura que el Ayuntamiento no autoriza el festival por exceso de contaminación acústica y falta de garantías y soluciones contra las molestias vecinales y, por otro, artículos que aseguran que la organización del festival cumple con todas las normativas para llevarlo a cabo.

     

    En conclusión: pérdida de vuelos, de reservas de hotel, de días de vacaciones por los que has luchado en el trabajo, de ilusión… quedadas con otros amigos con los que ibas a coincidir que se quedan en el intento, quebraderos de cabeza para recuperar el dinero de las entradas que casi nunca vuelve… Y de rebote no solo se ven afectados los clientes, la onda expansiva también se traduce en grandes pérdidas y desajustes para el sector servicios de las ciudades que albergan el festival. Además, la escena y su reclamo pierden prestigio de cara al público extranjero que se siente atraído por la oferta de sol y música de nuestro país.
     

    Confiamos que cese esta mala racha y se mejore la gestión por parte de las promotoras y de los ayuntamientos para evitar futuras cancelaciones. A nadie le gusta que le arruinen las vacaciones festivaleras y mucho menos perder dinero sin haber disfrutado de ellas.

    Tags