• La hegemonía de Helena Hauff

    La hegemonía de Helena Hauff
    Fotografía: Mondo Disko

    La artista de origen germano volvió a lucirse el pasado 27 de enero en Mondo Disko

    Helena Hauff es, clarísima y merecidamente, uno de los nombres del momento dentro de la escena electrónica a nivel europeo y mundial, sin exagerar absolutamente nada. Su buen hacer en todas las cabinas que pisa desde hace unos cuantos años y su trabajo fuera de ellas han hecho que sea una apuesta segura para casi cualquier evento dedicado al género.

    Que triunfe año tras año en festivales como Dekmantel o Sónar, en clubs de reconocimiento mundial alrededor de todo el globo o que haya tenido residencia en la famosa BBC Radio 1 –además de ser galardonada con el Essential Mix of the Year en 2017- demuestran su estado de forma. Si a esto le sumas que ha sido una de las culpables que han vuelto a poner de moda el electro hace que cada fiesta que pise se convierte claramente en un ‘must’.

    Y con estas nos plantamos en la puerta de Mondo Disko el pasado sábado 27 de enero, con la alemana como encargada de cerrar la programación del primer mes de 2018 en la sesión madrileña junto a Gerardo Niva. No hacía ni tres meses desde su última visita a Mondo –y su estreno en System, así como el nuestro que te contábamos por aquí- pero nunca está de más ver a uno de los nombres del momento en acción.

    La noche comenzó con Gerardo Niva en cabina, quien haría un excelente warm-up a la germana hasta eso de las tres y media de la madrugada, cuando se vería aparecer en cabina a Helena Hauff. Lo cierto es que llevaba bastante sin pisar la Cocó, y si hablamos de un sábado noche ya ni os cuento… El sonido ha mejorado notablemente y, acompañado por una pantalla de LEDs detrás de la cabina, hace que la experiencia mejore bastante, sin duda.

    Lo que no recordaba es el por qué no disfrutaba tanto los sábados noche en Mondo: la gran afluencia de público en la sala desde primera hora y el movimiento en su interior no cesan ningún segundo, y si eres como un servidor, de los que necesitan su espacio para bailar y meterte en tu burbuja, lo tienes complicado. En cuanto al set de Gerardo Niva, como os comentaba antes, estuvo muy fino en todo momento y ayudó bastante a que entráramos en calor; mucho más agresivo y oscuro de lo habitual, subiendo el ritmo a medida que pasaban los minutos y adaptándose perfectamente al artista que venía después con buenas dosis de techno y electro. Como debería ser cualquier warm-up, vaya.

    Pasados algo más de treinta minutos tras las tres se plantaba en cabina una Helena Hauff más alegre y sonriente de lo normal, lo que luego se plasmó en su set, y fue la primera en pedir una ovación para Gerardo Niva, que entre aplausos daría paso a la alemana para cerrar la noche con tres horas de sesión por delante. Como comentaba antes, nos encontramos con una Helena Hauff más sonriente de lo habitual que tomó la cabina de Mondo como si la de su casa se tratara, con total y absoluta comodidad, que transmitió al público desde el primer minuto. El discurso fue menos cañero que en otras ocasiones, siempre manteniendo esa línea electroide que la caracteriza pero más enfocado a ofrecer al público un bonito y agradable viaje que a mostrar su vena más agresiva. Desde luego, otra faceta más de la artista que hasta ahora no conocíamos y que, sin duda, fue un reflejo de su estado de ánimo de aquella noche. Si ya era su fan número uno hasta ahora, me reafirmo, sin duda.

    Por otro lado, febrero comenzó en Mondo por todo lo alto con la visita de Call Super –otro grande-, y se presenta con varias fechas a apuntar en la agenda que no defraudarán. Este mismo fin de semana viene fortísimo con la visita el jueves 8 de Ron Morelli, jefazo de toda una institución como L.I.E.S. (Long Island Electrical Systems) desde New York, y la del alemán Alex Ridha, más conocido como Boys Noize, también jefazo de un grandísimo sello como BNR, el sábado 10. Dos fechas para tener muy en cuenta, sin duda.