• Metro Dance Club brilló con su edición más refrescante

    Metro Dance Club brilló con su edición más refrescante

    El pasado sábado 25 de agosto estuvimos en la Summer Party del mítico club alicantino. Por aquí te contamos lo vivido al detalle.

    No podíamos dejar pasar la oportunidad. Echábamos de menos el volver a hacer una visita a esta gran familia situada en el mítico chalet del municipio alicantino de Bigastro, pero teníamos la ocasión en bandeja. Metro Dance Club regresaba una vez más, con la que es su fiesta por excelencia, la Summer Party.  

    Para este evento, el club acogería a más de una veintena de artistas nacionales e internacionales, que se darían cita en un club a pleno rendimiento formado por 5 espacios: Dance Floor, Living Room, Patio, Corner y la Palmera, decorados en cada rincón con una temática veraniega, repletos de flotadores, camas hinchables, piscinas y demás complementos estivales, pero vayamos entrando en materia.

    Desde bien temprano no queríamos perder detalle de lo que iba a acontecer en las entrañas de este chalet, procediendo a deambular por los interiores de éste y ver lo que tenía preparado la organización para esta ocasión tan especial, hasta dar de lleno con la primera de las salas.

    La Dance Floor es el espacio más oscuro de todo el recinto, sostenido por cuatro pilares y caracterizado por un sonido atronador, encargado de recoger aquella música más contundente de la noche. Éste, se encuentra separado por un muro de la sala más pequeña del chalet; el Corner, capitaneado durante todo la noche por el joven colectivo murciano DSTN. El cual abarcaría un amplio abanico musical, que incorporaba desde los sonidos más puramente melódicos, hasta llegar a abrazar toda la contundencia y energía del techno. Dando el pistoletazo de salida por medio de un b2b, que vino como anillo al dedo para arrancar los primeros bailes de la noche, formado por Guiardz y Alex Mele, determinado por una magnifica compenetración, con el que daban paso a los siguientes miembros del gremio: Black Sun, Urbass y Cheve.

    Seguimos con la vuelta de reconocimiento, encontrándonos con el escenario situado en el exterior del club, el Patio. Se trata del escenario más amplio y currado visualmente, cubierto por una lona de la que colgaban diversos hinchables y bolas de discotecas. A los mandos de éste se encontraba Irregular Live, respaldado por diversas pantallas led y cañones de humo, que mediante su sonido tan carismático, empezaba a marcar las pautas músicales del escenario en el que el tech house iría por bandera, pero toda nuestra atención la pusimos en la Dance Floor, presidida desde un primer momento por Peke Albeza. Todo un veterano a los platos, avalado por una experimentada residencia en la mítica discoteca Revival, se recreó mediante todo un recital de techno sin contemplaciones con el que nos metió en contexto de forma inmediata. Con temas como "Avoid Reality" de Hector Oaks o "Woodpecker" de Thomas Hoffknecht iba subiendo la temperatura de una pista de baile que se llenaba  poco a poco por aquellos clubbers más anticipados.

    Otra de las salas más peculiares del chalet, situada en la planta de arriba, es la Living Room. Se trata de un espacio único y muy distintivo, que tantos amaneceres únicos ha ofrecido, acompañados de artistas procedentes de cada rincón del mundo y musicón con todas las letras.

    Cortando la cinta inaugural se encontraba una de las personas fundamentales en esta familia. Kuki Cristina se abrió camino a través de una sesión repleta de sonidos puramente houseros, muy acordes con la hora de su actuación, en la que jugó su papel de maravilla. Culminando un notable warm up con el que dio paso al aclamado colectivo valenciano, Fayer, que iban a imponer su sonido durante las horas venideras, con sus residentes Juanjo Tur, Almos Human, Mike Gannu y Edu Imbernon.

    Bien entrada la madrugada pasamos a ver lo que Black Sun tramaba entre manos, a los mandos de un Corner donde no cabía ni un alfiler. El joven DJ dejó el listón por las nubes de este escenario, haciendo bailar de lo lindo a los allí presentes, con un set en el que fue subiendo el pistón paulatinamente desde ritmos más melódicos, hasta llegar a sacar toda crudeza y lado más agresivo del techno, consiguiendo despegar por completo y ponernos a unos 150 BPM. No obstante, debido al terrible calor que pasamos en esta sala, pasamos al Patio a tomar un pequeño respiro. Allí apreciamos a Pawsa, quien se hizo dueño de una pista de baile también hasta los topes.

    En lo que pudimos apreciar de su actuación, no destacó en nada en especial, caracterizada por ritmos tech houseros, por momentos facilones y algo repetitivos, pero aún así bastante rítmica y sin salirse de la línea de este escenario. A su vez, Nuke, cofundador de la respetada fiesta madrileña CODE, se encontraba tirando abajo la Dance Floor mediante un recital de techno marca de la casa. Deslumbrando con su buen hacer en cabina, protagonizado por un techno muy redondo reflejo de la calidad que ha estado absorbiendo todos estos años, ligado por unas mezclas muy bien ejecutadas, en las que imponía todo su particular sonido para dar el relevo a otro de los grandes invitados de la noche.

    Shlomi Aber es todo un veterano en la industria de la electrónica, tanto en la producción como en el arte del DJing. Avalado por una respetada trayectoria de más de 25 años en reconocidos sellos como Nonplus +, Cocoon o Figure, hasta llevarle a crear su propia marca "Be As One Imprint". El israelí dio los primeros coletazos entre sonidos más relajados y monótonos, que en los siguientes minutos solventó con un chaparrón de techno sin precedentes, pasando como un auténtico ciclón para ponernos en órbita mediante una sesión muy divertida colmada por temas como el ya consagrado "Spastik".

    Llegaban las 6 de la mañana, rumbo a toda prisa a la Living Room y no queríamos perder detalle del liote que iba ocurrir a manos del artista que marcó esta edición. Sin lugar a dudas, Tiga es todo un todoterreno a los platos. Un artista hetereogéneo, experimentado en adaptarse a cualquier situación de la noche, y capaz de tocar diversos estilos pero nunca sin perder su calidad tan particular. Dos horas de actuación en la que dio su propia visión de la pista de baile, mostrando su faceta más representativa, caracterizada por ser capaz de pasar desde el house hasta el techno, pasando por el acid o el electro. Culminando una sesión singular, reinada por mezclas de vértigo, en la que no pudieron faltar clásicos de su propia cosecha como "Bugatti" o "You Gonna Want Me", con el que daba el relevo al capo de la marca que hizo de anfitriona de esta sala. Edu imbernon hacía acto de presencia con una increible ovación, proclamada por una pista de baile que lo recibió con los brazos abiertos y en la que se exhibió por medio ritmos houseros y sonidos plenamente melódicos muy bien encajados.

    Pero la rebozada de la jornada corrió a cargo de Christian Wünsch, en el esecenario que se convirtió en nuestro cobijo durante la mayor parte de la noche. Desde un primer momento, y tras un arranque desenfrenado, no paró de agitar las pista de baile hasta pasadas las 7 de la mañana. Un artista que se encuentra en plena forma y que sabe como rescatar el lado más añejo del techno, para transformarlo con toda la modernidad posible. Muy selectivo y cuidado en toda su actuación, atiborrada por sonidos demenciales y bombos devastadores, en la que fue todo un recital que nos dejó maravillados de principio a fin. Aquí puedes leer la entrevista que mantuvimos con él

    Entre numerosos aplausos se despedía el artista anterior para dar paso a Nhitto, otro de los pilares esenciales de este club.  Hacha de guerra en mano, se abría paso a base de un techno puramente rompedor, adornado por tintes industriales e hipnóticos, nutridos por cierta influencia de Detroit. Terminando de subir las revoluciones por completo, y sacando toda su mejor artillería para acabar de reventar la Dance Floor por completo, y de manera literal, -ya que una tubería se rompió y quedó inundada la pista de baile por zonas-, pero que no fue un impedimento para aquellos asistentes que se daban cita a pie de pista para poner el broche de oro a este escenario.

    Pero el cierre de telón no pudo ser en otro lado que en la Living Room, y en otro escenario habilitado en el exterior exclusivamente para la mañana del domingo, denominado La Palmera. En el primero de ellos, se darían cita los residentes Dubpaper y Kuki Cristina para poner el distintivo de calidad Metro Dance Club hasta bien entrado el mediodía. En La Palmera, escenario rodeado de piscinas y numerosas zonas de descanso, corrieron los sonidos absolutamente ligados al tech house a manos de Irregular Live y Junfra Vidal. En los instantes que apreciamos de su actuación, se calificó por representar una sesión bastante lineal, algo aburrida, caracterizada por la monotonía de este género, que a pesar de ello sirvió para pegarse los últimos bailoteos, pero debido al cansancio y los kilometros que quedaban de vuelta a nuestros hogares, decidimos poner punto y final a esta Summer Party.

    Por último, dar las gracias otra vez a esta gran familia por hacer posible vivir días como estos. Y desearle muchísima suerte a este emergente colectivo DSTN, formado por prometedores y jóvenes DJs que tienen todo un futuro por delante. ¡Hasta la próxima Metro!