MUTEK Barcelona 2020: la crónica|Crónicas
  • MUTEK Barcelona 2020: la crónica

    MUTEK Barcelona 2020: la crónica
    Fotos: YF Agency

    La 11º edición del festival multisede se corona con más de 6000 asistentes, logrando ampliamente su motivo de interconectividad y revelación artística

    MUTEK regresaba a Barcelona con el motivo de explorar diferentes artes e involucrar a la ciudad dentro de las diversas actividades, celebradas desde el pasado 4 al 7 de marzo en diferentes sitios de la ciudad condal: Nitsa/Astin, Antigua Fábrica Estrella Damm, Laut o Bridge_48, entre otros.

    Espacios que acogieron un total de 41 nombres de diferentes nacionalidades, presentando varias premiers mundiales, importantes debuts en Barcelona, otro tanto de actuaciones de lo más exclusivas y una serie de actividades con la finalidad común de acercarnos a los diferentes artistas.

    A continuación te contamos al detalle nuestro paso por esta edición.

    Casa MUTEK X Reebok

    Un año más el festival volvía a colaborar con la conocida marca Reebok Classic, teniendo como principal objetivo impulsar y descubrir nuevas escenas creativas de diferentes territorios. Bajo el ciclo Energy amplified, asesentaba su sede en los estudios catalanes Bridge_48 durante todo el año.

    A lo largo de la semana, se llevaron múltiples actividades dispuestas a impulsar a corto plazo el desarrollo de la carrera profesional de artistas y formalizar su profesionalización, en las que tuvieron especial cabida varias entrevistas y conferencias con diferentes invitados a éste.

    El acto inaugural de Casa MUTEK tuvo lugar el miércoles con un conjunto de charlas dirigidas a presentar a fondo el festival. Allí se hizo un recorrido a sus once años de historia, recordando los más de 57 espacios donde se ha celebrado y resaltando el incansable objetivo de englobar a Barcelona como parte de MUTEK.

    El jueves se llevaron a cabo varios Q&A mayormente centradas en la música, de las que no quisimos perder detalle. Comenzando con la artista japonesa Tomoko Sauvage que nos introdujo de lleno en su carrera artística, explicándola en cada detalle, tanto como procesos y rutinas a la hora de realizar sus piezas sonoras, como diferentes influencias musicales. Seguida de ésta, Lucinda Chua contó sus inicios en la música, expresando que desde pequeña recibió, en la ciudad donde se crió, diferentes clases de música en general y especialmente de violonchelo. Además, adelantó el setup del directo con el que iba a sorprender en su posterior actuación, habló de su mixtape en la conocida emisora de radio NTS; y comentó el proceso de grabación de su último álbum de estudio, en el que el violonchelo toma la parte principal de este, acompañado de piano y grabaciones ambientales.

    Continuando la jornada de conferencias, procedía a tener lugar una charla interesantísima entre los principales responsables de los festivales catalanes LOOM, MIRA, Eufònic y Mutek. Exponiendo su creciente dificultad común para encontrar espacios en donde celebrar sus eventos, bien por no cumplir con los requisitos óptimos o por no recibir los apoyos de las instituciones publicas.

    Otro de los puntos en común que comparten estos cuatros festivales es el afán descubridor. Persistente en buscar artistas desconocidos y diferentes, con la intención de formar este concepto propio de cada festival. Siendo el caso de MUTEK y Reebok dueños de una ambición común, destinada a buscar los mismos valores de una interconectividad artística.

    Por último, la artista Tadleeh expuso un adelanto de lo que íbamos escuchar en su próximo álbum, haciendo un repaso a fondo de este, ejemplificando la interesante manera que tiene de grabar; en la que no usa ni un solo plugin, solo samples de su voz o diferentes grabaciones de todo aquello que pueda servirle a la hora de hacer su música. Por último y siguiendo en la línea de los antecesores, explicó que íbamos a poder escuchar en su actuación de la noche.

    Ambient y X/Visions

    El luxemburgués supo como desenvolverse de una manera asombrosa entre la casi total penumbra que reinaba en la sala, por medio de teclados y diferentes aparatos modulares, con los que relució su excepcional facilidad para adentrarse por numerosos estilos. Comenzando por pasajes ambientales, para seguir recreándose con un glamoroso solo a piano que sirvió como introducción a la parte más movida del show. En esta, interpretó un recital de sonidos houseros mediante los que fue animando cada vez más al público, hasta finalmente envalentonarse con estructuras plenamente ligadas al techno melódico. Cerrando así una actuación redonda de principio a fin para terminar de brillar por luz propia.

    La serie de eventos más experimentales presididas por MUTEK continuaban en el Institut Français bajo el nombre de X/Visions. Siendo la artista japonesa Tomoko Sauvage la primera en explorar las capacidades escultóricas del sonido. Dejándonos atónitos con la idea de usar micrófonos submarinos en diferentes cuencos rellenos de agua, par así dar lugar a un sintetizador natural. Sin duda alguna una experimentación digna de admirar, llevada a cabo con la finalidad de captar el sonido de las gotas o burbujas, para generar un sonido distintivo formado por las ondas del agua.

    El telón del salón de actos se volvía a abrir para recibir en escena a la chelista y música Lucinda Chua. En su debut en el festival le bastó con su violonchelo, pedales de efectos y sampler, para dar una delicada y maravillosa actuación en la que interpretó algunos de sus temas más reconocidos. Recorriendo patrones ligados a la música más genuina y moderna en sus raíces, y llegar a relucir mediante estilos representados por el R&B y el POP, con los que despedía por todo lo alto la jornada.

    Nocturne 1

    Bajo este apelativo se amparaban los eventos ligados a la electrónica de baile, teniendo lugar el primero de ellos en el redaño de la sala Laut. Situada en el corazón de Barcelona, este flamante club cuenta con un aforo más acogedor de lo que depararían las noches venideras. Y para esta ocasión, la primera entrega de Nocturne vendría ligada a lo “experimental”, distribuida en un horario algo reducido.

    Allanando el terreno se encontraba el artista francés Hayden F, quien surcó todo un océano bañado principalmente por techno adecuado al hueco de su actuación. Magnificando una selección repleta de clase y autoridad propia, aumentaba la vitalidad rítmica de su sesión, acogiéndose a un género indefinido y experimentando con estilos como el electro, bass y breakbeat, perfectos para ejemplificar como realizar un warm up en condiciones.

    Era el momento de explorar la electrónica mas compleja. La primera encargada de guiarnos por estos densos pasajes de abstracción sería Tadleeh. Ofreciendo una carismática actuación mediante la que presentó todo un potente recital downtempo, envuelto por toques guturales de su propia voz, con un apartado visual sumido a la parte musical. Pero muy nuestro pesar, esta experiencia inmersiva se vio eclipsada por el petardeo constante del sistema sonoro y algún que otro asistente que no supo mantener la compostura.

    Por otro lado, la artista portuguesa BLEID consiguió solventar este agridulce sabor de boca de una manera admirable. Marcándose el cierre ideal para esta primera noche de electrónica de club, con el que logró encandecer una divertidísima actuación definida por temas de su propia cosecha y remezclas avant hardcore. Rematando así una completa locura entre todos los presentes a golpe de melodías futuristas, para poner la guinda a esta jornada que englobó múltiples disciplinas musicales cargadas de un carisma bastante definido.

    Nocturne 2

    MUTEK regresaba el viernes noche a una de las salas más veteranas e icónicas de Barcelona para presentar una nueva entrega de su su evento más multitudinario y aclamado, acicalado de grandes atractivos nacionales e internacionales. Dividiendo su programación entre Nitsa y Astin, provocando a más de uno un rompecabezas interno, a su vez agradecido por ofrecer primorosas alternativas en sus diferentes ámbitos.

    Por un lado, Astin marcó los primeros compases de la noche mediante un b2b destacado por la heterogeneidad musical de  Kinetic, uno de los integrantes del colectivo Draft de Barcelona; y Dafoe, cofundador del sello discográfico local What.if. Entre vinilo y vinilo ponían a punto la pista de baile mediante todo un gustoso menú, relleno de breaks, electro y dub techno. Preparando así su posterior cobertura a la lamentable baja de última hora de la esperada artista británica Jane Fitz, debido a problemas de salud. Hueco, en el que ambos supieron jugar su papel de maravilla, desenvolviéndose con una soltura monstruosa y elevando progresivamente su nivel de contundencia hacia ritmos más energéticos.

    Entre ambas actuaciones, la artista parisina Molly representó un exquisito directo con el que ofreció una gustosa ración de house perfectamente cuidado y sofisticado, sirviendo en bandeja todo un empache de melodías profundas y percusiones perfectamente perfiladas, surgidas de la delicadeza de su sonido personal plasmado en sellos tan prestigiosos como Giegling.

    Por otro lado, Nitsa, el espacio de mayores dimensiones de la sala Apolo, se encargó de recibir el grueso de la programación internacional de la noche. Escudada por la videojockey argentina Milen Pafundi, quien hizo de cada actuación ir más allá de la música. Proyectando visuales generativas y sintéticas que daban lugares a imágenes abstractas, digitales y de diferentes índoles, perfectamente acordes a los shows de cada artista.

    El DJ local Stein se encargó de abrir el telón de este escenario mediante un recital enaltecido por música bass y estructuras experimentales, hasta poner a tono la sala para recibir a uno de los pilares de la noche, entusiasmado en presentar su directo en exclusiva para MUTEK. Levon Vincent apareció en escena rodeado de diferentes sintetizadores y aparatos modulares, exhibiendo una disposición en el escenario bastante peculiar, con los que dio los primeros coletazos a través de parajes ambientales y abstractos, que no terminaron de cuajar del todo con lo que cierta parte del público reclamaba. El americano se vio en la labor de recoger cable y mostrar una evolución sonora hacia un house futurista y techno avanzado, para terminar de arrancar los bailes de los más reservados.

    Continuando la jornada, tomaban el control de la sala Lotus Eater. La dupla formada por Lucy y Rrose, que les fue pan comido el ponerse a la altura de la actuación cancelada por parte de Special Request, debido a no verse preparado para estrenar su directo en el festival. Juntos destacaron por realizar un soberbio live de techno hipnótico, formado por partes mentales y granulares, construido gracias a la sinergia entre ambos artistas. Ambos trazaron una línea sonora que fue in crescendo hasta dejarnos el cuerpo presto y dispuesto para la traca final de la noche, prendida por el nuevo talento emergente, cuyo nombre es Sherelle. La británica saco a pasear su lado más certero y contundente, para poner a mil la pista de baile a base de agitadoras bombas de relojería que danzaban entre géneros como el drum and bass, footwork, jungle o música club subida completamente de revoluciones. Poniendo el punto y final a una jornada llena de cambios, pero que a pesar de ello estuvo a la altura de lo prometido por parte de la organización.

    Play

    Llegaba una de los acontecimientos más llamativas de todo el evento, resguardadas en un horario diurno, y que tendrían lugar en un espacio tan emblemático para la ciudad de Barcelona como lo es la Antigua Fábrica Estrella Damm.

    MUTEK presentaba una jornada multidisplinar, algo más reducida en cuanto a propuestas artísticas de lo que tenía acostumbrado en pasadas ediciones. Ya que para esta edición sólo disponíamos de la sala de Maquinas, en la que corrió la oferta musical; y sala Cocció, siendo el centro de diseño universitario BAU, los anfitriones de su exposición 'Lux Terra’. Donde un grupo de alumnos se encargaron de mostrar un recorrido a través de diferentes instalaciones, contando con la luz como principal protagonista.

    La propuesta musical empezó a correr a manos de los compatriotas japoneses Meitei y YPI. Presentando en diferentes tandas actuaciones en directo absolutamente ambientales y experimentales. Sumergiendo esta sala en un universo de patrones esotéricos, entre los que compartían su facilidad de crear sonidos desde la nada, para modularlos y formar piezas indefinidas, destacadas por un hipnotismo sonoro progresivo. Y a su vez, ser diferenciados por unos aires nostálgicos  incorporados por Meitei; y una improvisación de percusiones más robustas envueltas de ruidos empíricos, bajo la autoría de YPI.

    La artista con ascendencia marroquí Ikram Bouloum ha logrado afincar su carrera musical en Barcelona por medio de su estilo tan desenfadado. Su actuación se basó en un discurso vocal, hasta el punto de desentonar en prácticamente un DJ set acompañado de su voz, con la finalidad de arrancar los primeros bailes de los asistentes mediante géneros urbanos, reggaeton y denbow, hasta poner la pista a tono con respecto a una de nuestras imprescindibles del festival.

    En contraste, Loraine James fue un punto de inflexión de las actuaciones antecesores. Logrando encarrilar su actuación a través de una montaña rusa rítimica, guiada por una sucesión de rápidos altibajos de ambient con bass y toques de R&B. Hasta llegar a todo un machaque de pads a altas revoluciones, con los que terminaba de redondear su actuación y dar paso al esperadísimo debut en la ciudad condal por parte de Aquarian.

    Con una tremenda ovación, el artista canadiense venía a presentar su último álbum “The Snake That Eats Itse”. Al cual le dio un repaso de principio a fin por medio de un directo trazado por su estilo personal, con el que se recreó bajo la experimentación ambiental, el IDM o un techno de vigorosos bajos, -estilos que han influido claramente su trabajo- y así ir subiendo paulatinamente los niveles de contundencia, colocando la guinda del pastel a esta jornada, rematada por una notable acogida por parte del público.

    Nocturne 3

    Ya en la recta final del festival, MUTEK deparaba otra noche de auténtico clubbing con una programación de lujo bastante heterogénea, apta a explorar diversos rincones de la música electrónica, y repartidos nuevamente entre los dos espacios de la Sala Apolo.

    Astin comenzaba con su residente Nico como portavoz de un discurso proclamado entre versos repletos de armonía y lo suficientemente contundentes, dispuestos a poner a tono una pista de baile que se iba llenando poco a poco, con la intención de no perder detalle de lo que iba a tramar entre manos Barker. A este artista alemán le bastó con un par de cajas de ritmos y una mesa de mezclas para crear un live mágico estructurado por techno ambiental y arpegios elaborados, innatos del productor. Llegando el momento álgido de su directo al reproducir su “Utility”, con el que terminó de condecorarse como una de las mejores actuaciones del festival.

    Posteriormente, Deadbeat comenzó con el mismo registro de su antecesor, pero evolucionando hacia ritmos cada vez más pisteros, ligados al dub techno y sonidos indefinidos servidos a bajos bpms, intencionados para prevenir y servir en bandeja la exclusiva actuación de DJ Plead.

    En su primera vez en España, demostró parte de la producción de ser un artista innovador y emergente, caracterizado por mezclar música tradicional libanesa con géneros club. Así, usó su propio repertorio para hacer sonar temas como “Ruby” y “Massami and me”, junto con la mezcla de otros géneros cómo trap o jungle. Una sesión bien recibida por la pista, la cual modificó su estilo de baile, mediante una técnica indiscutible sin el abuso de backspins, gracias a su gran selección. Para finalizar, el tema de cierre “Mind Games” de Interplanetary Criminal fue el colmen de su set.

    Mientras tanto Nitsa, enfocó una propuesta más pensada para la electrónica de baile, en la que el colectivo multidisciplinario barcelonés Mainline Magic Orchestra, se presentaron, con sus estrafalarios atuendos y diversos instrumentos, para mantener en la palma de la mano la pista de baile durante su show de música disco y house, adornado por un toque cómico. Posteriormente, D.Tiffany empezó a aportar la seriedad total, con una imponente improvisación musical de electro simbolizada por laboriosas melodías de síntesis y progresivas. Y así darle el relevo a Vlada e Isabella, quienes realizaron un b2b para enmarcar, intercalando joyas de le electrónica ideada por y para el baile. Consiguieron crear un ambiente de ensueño inmejorable para despedir esta onceava edición de MUTEK Barcelona.

    Una edición que pese a los problemas de última hora ajenos a la organización, nos vuelve a dejar con un excelente sabor de boca, coronándose con más de seis mil asistentes ansiados de ese fin revelador y conocedor, tan acentuado por la organización.

    A continuación te dejamos con el aftermovie oficial:

    ¡Hasta el año que viene MUTEK Barcelona!