• WARM UP se coronó con su nueva propuesta electrónica

    WARM UP se coronó con su nueva propuesta electrónica

    Esc_ se presentó como una nueva zona que ofrecía toda una experiencia de club en el festival murciano. A continuación te contamos nuestras impresiones

    Llegaba el fin de semana del 3 y 4 de mayo, y una vez más, Murcia se preparaba para recibir una nueva edición de WARM UP Estrella Levante. Un festival que con tan sólo dos ediciones a sus espaldas se ha consolidado como uno de los eventos más destacados de toda la península, y en especial por ser el primero de la temporada.

    Contando con un cartel formado por más de cincuenta grupos, artistas y DJs, recogidos en torno a cinco escenarios, abarcando diferentes estilos como el rock, indie, house, disco o electro.

    Pero este año la organización presentaba Esc_. Una nueva propuesta plenamente dedicada a la electrónica de baile más selecta, en la que centramos casi toda nuestra atención durante las dos jornadas del festival.

    Viernes

    Las primeras andaduras por el festival comenzaban desde primera hora de la tarde. Concretamente en el escenario Dancefloor. Lugar donde se iban a dar cita una gran ristra de DJs y productores locales y nacionales, para exhibir, durante 12 horas ininterrumpidas, todo su mejor material y talento como tales.

    Los primeros bailes de WARM UP corrieron a cargo de Marina Gasolina. Quien expuso un repertorio de lo más arriesgado, en el que combinó toda una ensalada de géneros bastante dispares entre si, como música bass o techno, y otros más urbanos como el grime o reggaeton. Seguidos por el dúo madrileño El Cuerpo del Disco, que optaron por una fórmula simple y efectiva, con la que les fue fácil mantenernos a tono durante toda su actuación, a base de grandes joyas de la música de baile como “Midnight Or Late Afternoon" o “Jacques Your Body”.

    En las horas siguientes tocaba proceder a dar una vuelta de reconocimiento por el recinto para examinar todas las infraestructuras y comodidades que la organización había facilitado. Recargando las pilas en los numerosos food trucks, viendo los diversas puestos y actividades, hasta terminar por observar lo que se cocía en los otros tres escenarios restantes, que abarcaron actuaciones de artistas y grupos de lo más punteros como The Jesus & Mary Chain, Two Door Cinema Club, Carolina Durante o Noel Gallagher, entre muchos otros.

    Pero llegaba el momento de desvelar lo que se escondía bajo la nueva propuesta que tenía preparada WARM UP. Poco más se sabía de esto, solamente lo justo y necesario para tener todas las esperanzas puestas en que el festival podía ofrecernos una verdadera experiencia de club en el interior del auditorio Victor Villegas.

    Y estas expectativas se cumplieron con creces tras tener la primera toma de contacto con este espacio. Focos los justos como para iluminar la cabina; cubierta por una luz bastante tenue que vestía la pista de baile poblada por un ambiente más acogedor, cobijada por un sonido impecable para terminar de sumergirnos de lleno en esta experiencia.

    La artista encargada de cortar la cinta inaugural de Esc_ fue Suri Kato. Comenzando a marcar las pautas musicales de la noche con sonidos bastantes tranquilos y revolucionarios, perfectos para la hora de su actuación. Hasta dar paso a la que fue -por mi parte- el gran descubrimiento del festival.

    Fernanda Arrau sorprendió con una sesión cargada de un house avanzado, envuelto en su mayoría por melodías minimalistas y toques sugestivos, con el que simbolizó su estilo tan peculiar lleno de calidad sonora. Logrando atraparnos en una hipnosis procedente de algunos de sus tracks más recientes como “Fuji”, hasta sacar a pulso una notable progresión hacia ritmos cada vez más movidos y así dar el relevo al artista que se proclamó como el hombre de la jornada.

    Young Marco hacía acto de presencia para dejarnos atónitos mediante un abanico sonoro cuidado de hasta el más mínimo detalle. House, electro, breaks, y un sinfín de subgéneros que fueron trazados por una técnica a los platos magistral, danzando entre sonidos plenamente vanguardistas y ritmos más vigorosos. Llegando a alcanzar el momento álgido de su actuación con canciones más abstractas, que oscilaban entre altos contrastes de BPMs, terminando de entrar como delicias auditivas para todos los más puntillosos que buscábamos el perfeccionismo de la sesión.

    Pero los Red Axes no se quedaron atrás respecto al artista holandés. Este dúo israelí reflejó de principio a fin el sonido tan peculiar del que son artífices, con el que propiciaron todo un desparrame de ritmos africanos y tribales que fueron evolucionando hacia melodías marcadas por potentes golpes de bombo y atmósferas más oscuras. Hasta culminar un set fuertemente nutrido por material de su propia cosecha, donde no pudieron faltar algunos de sus temas más conocidos como su remezcla de “Fernández”, u otros más recientes como “Kookoo Papa”.

    Tocaba salir por unos instantes para intentar disfrutar de la breve propuesta electrónica que WARM UP tenía preparada en el MainStage. Con lo de intentar, me refiero al injusto sonido de este escenario que acompañó la actuación de 2manydjs, en el que resaltaba una notable distorsión de los graves, que nos impidió disfrutar como es debido del DJ set de los componentes de la conocida banda de rock electrónico Soulwax. Por otra parte su actuación no sorprendió en nada en especial. Recitaron un repertorio de lo más divertido, pero bastante habitual ellos, con temas repetidos una y otra vez en sus sesiones. Pero que a pesar de esto, vinieron como anillo al dedo para cerrar el telón de este escenario mediante temas tan movidos como “Rectum” o “Ritmo Especial”.

    De vuelta a  Esc_ para terminar de pegarnos los últimos bailes de la noche con Begun coronándose como la propuesta nacional de este espacio. El artista catalán resaltó con su faceta como DJ a base de temazos rompepistas como "Neutron Dance", "Glue" o "Pick-Up" con los que no le fue una ardua tarea el hacernos sacar la energía de la zona de repuesto y poner el punto y final al viernes.

    Sábado

    La segunda jornada del festival la comenzamos directamente en Esc_

    A los mandos de este escenario se encontraba Sau Poler partiendo desde la calma, para terminar abriéndose paso mediante un house de lo más elegante y gradual, que evolucionaba hacia ritmos cada vez más pisteros. Sobresaliendo con un repertorio imponente, con el que consiguió engatusarnos desde el primer minuto a base de un sutil recital sonoro, caracterizado por una refinería y hedonismo que vino como anillo al dedo para ir abriendo el apetito y allanar el terreno para el todoterreno que ibar a aterrizar a continuación.

    San Proper tomaba las riendas con todo su carisma tan particular en cabina, con el que, a parte de su gran talento como DJ, resaltó también por ser un auténtico showman en el escenario. Donde no paró de pegarse numerosos bailoteos e interactuar con el público (mientras lo respaldaba el artista anterior), pero nunca sin dejar de lado la técnica y el dinamismo a los platos del que también se caracteriza. Dejando entrever ciertos altibajos causados por alguna transiciones en las que arriesgó demasiado entre canciones bastantes dispares, pero que principalmente estuvieron enfocadas a la música disco más jugosa, con la que terminó de subir la temperatura de la sala por completo.

    El siguiente en desfilar por la alfombra roja fue uno de los artistas que se ha laureado en formar parte de la familia de uno de los clubs más icónicos y representativos de la electrónica mundial: Berghain. Tama Sumo destacó por una actuación en la que empezó con temas profundos y emotivos para seguir desplazándose entre un océano de sonidos de lo más bailables y desenfrenados, hasta terminar de arrancar con un repertorio musical relleno de vitalidad y energía, consiguiendo así tener en la palma de la mano a todo el público durante la hora y media que abarcó su actuación.

    Bien entrada la madrugada, el festival se encontraba en la recta final de su edición, por lo que el cuerpo pedía subir un pelín el nivel de energía sonoro, y la encargada de saciar nuestra sed de contundencia no pudo ser otra que Alienata. Para esta artista afincada en Berlín fue una ocasión muy especial, debido a que esta actuación fue un regreso a la tierra que la vio crecer, demostrando todo lo aprendido musicalmente en la capital alemana. Todo un torbellino que no paró de agitar la pista de baile mediante un auténtico desparrame de electro puro y duro, acompañado por potentes bajos que fueron evolucionando hacia sonidos más crudos y rellenos de intensidad.

    A su vez, Tiga se encontraba tomando el control del escenario principal donde pudimos ver un notable aumento de asistentes que no quisieron perder detalle de lo que tramaba entre manos este artista. Sin embargo, no pasó por su mejor noche. El artista canadiense no fue capaz de mostrar toda su heterogeneidad sonora que tanto le representa, donde optó por compases más simples, en los que prevalecieron bucles de sonidos aburridos y monótonos, sin pasar por alto la tentación de poner algunas de sus producciones más conocidas como es el caso de "Buggati".

    Pero este agridulce sabor de boca consiguió arreglarlo Ladrillovitz. Quien puso el broche de oro al festival siguiendo el ingenioso hilo musical marcado hasta el momento, a base de house y más house rebosante de calidad, dando con la formula correcta para terminar de despedir el festival como marcan los cánones. 

    Esperamos que esta alternativa que nos ha brindado la organización de WARM UP haya venido para quedarse.

    ¡Hasta el año que viene!