• Y llegó William Basinski para hipnotizar al CaixaForum

    Y llegó William Basinski para hipnotizar al CaixaForum
    Foto por Alba Ruperez

    El productor neoyorquino logró detener el tiempo en la última cita del 2018 con el Ciclo DNIT comisariado por Delicalisten

    Tras el trip del misterioso Abul Mogard, parecía que ya lo habíamos visto todo. Pero no. Nada más lejos de la realidad. Al igual que en la cita anterior, el vestíbulo del CaixaForum de Barcelona volvió a ofrecer cojines a los asistentes para que nadie se quedara de pie. Y funcionó. Funcionó mejor que nunca. Puntuales, a las 10 de la noche, los culpables de que el Ciclo DNIT tuviera que colgar un nuevo cartel de sold-out llenaban de nuevo ese bonito espacio de tonos fríos y suaves. El motivo tenía nombre y apellido: William Basinski. Indiscutiblemente, uno de los actores más importantes de la escena ambient del último cuarto de siglo (y más allá). Él tardó un poco más en hacer acto de presencia. No importó.

    Desde que subió al escenario, un silencio intimidante invadió el recinto. Basinski decidió romper el hielo con un speech en el que agradeció al público el “amazing look” de la sala. Parecía un tipo joven (no lo es en absoluto), divertido, con ganas de fiesta y de armar sarao. Nunca diríamos que ese señor estuviera a punto de interpretar música ambient. 

    En concreto, lo que William Basinski había venido a enseñar era “One Time Out of Time”. Se trata de su nuevo álbum, el cual verá la luz a principios de 2019. Según él mismo explicó, los sonidos que lo componen fueron generados mediante ondas gravitaciones emitidas por la colisión de dos estrellas de neutrones. El Caltech Observatory Wave de California (ciudad en la que reside actualmente Basinski) lo avala.

    Durante aproximadamente 45 minutos, esos sonidos fueron tratados por el maestro para convertirlos en un mensaje auditivo cargado de melancolía, sutileza y una belleza extrema. Como casi siempre que suena ambient en DNIT, podemos decir que la proyección sonora fue bastante horizontal. Sin embargo, muy lejos queda este nuevo trabajo de “The Desintegration Loops”, el disco que, en 2004, convirtió a Basinski en un artista de culto para todo el espectro underground.

    En “One Time Out of Time”, Basinski nos allana el camino, nos facilita la entrada a su mundo. El CaixaForum lo vivió en sus propias carnes. Absolutamente nadie emitió ni un simple sonido durante el trayecto. Todos restamos inmóviles ante la omnipresencia de una obra que roza la perfección, ante unos sonidos que, pese a haber sido manipulados, parecen más puros que nunca. No hubo distracciones. Ni siquiera adornos visuales. En esta ocasión, sólo importó la música de un hombre que parece vivir en paz lejos de los grandes focos y de los sonidos más convencionales. Lo suyo es la introspección. Y nos hizo muy felices.