• Entrevistamos a Slikback con motivo de su actuación en la décima edición del MUTEK Barcelona

    Entrevistamos a Slikback con motivo de su actuación en la décima edición del MUTEK Barcelona

    "Si pudiese hablarle al mundo ahora mismo, simplemente les daría el consejo de que no hace falta buscar tan lejos para encontrar música de calidad. A veces no hace falta viajar para descubrir artistas que puedan fliparte, fíjate en lo que tienes a tu alrededor y dale una oportunidad, porque igual tu productor favorito lo tienes al lado y no te estás dando cuenta."

    Hace justo una semana, y gracias de antemano al equipo de prensa del MUTEK, tuve el placer de poder contactar a través de Skype con uno de los artistas que más fuerte ha pegado en el último año. Slikback, con solo dos EPs en su discografía, ha actuado ya en eventos como el Unsound o el CTM Festival, y al finalizar el año lo habrá hecho en MUTEK, Sónar o Dekmantel entre otros. El joven keniano, tras entrar a formar parte del colectivo Nyege Nyege Tapes, decidió fundar el pasado verano su propio sello, 'Hakuna Kulala', con la ayuda de Zilla y Sapienz para, de alguna manera, apostar por un sonido distinto al de Nyege Nyege Tapes. 'Lasakaneku' fue el EP con el que se estrenó la nueva discográfica, y 'Tomo' salió el pasado febrero siendo la octava referencia. Toda duda que pueda surgir sobre su rápido ascenso se disipa con la escucha de ambos trabajos, apreciando el gran abanico de estilos que fusiona y la calidad de cada composición.

    El día que quedamos le pilló en Cracovia, recién llegado de Ámsterdam de actuar en el Sonic Acts Festival, preparándose para este pasado sábado hacerlo en la decimoquinta edición del Elevate (Austria) y encarando marzo y abril con las fechas del MUTEK y un tour por China marcadas en rojo. Como artista sé de lo que es capaz y por ello aprovecho desde ya para recomendar su set este viernes en Nitsa, pero como persona no sabía qué esperarme puesto que no hay mucho escrito -o no supe encontrar- sobre él. Mi impresión después de la charla es la de un humilde joven del este de África que está viviendo un sueño que podía imaginarse, obviamente no tan rápido, pero que aún no ha sabido asimilar al 100%. 

    Tu sonido fusiona estilos muy diversos de una manera increíble, lo que lleva a que tus trabajos tengan una especie de marca personal. ¿Cuáles son tus influencias? ¿Cómo empezaste a introducirte en la música?

    Mis influencias vienen mucho de la música Trap, el Footwork y trabajos más experimentales de artistas como Jlin. Creo que entré en este tipo de música con el paso del tiempo, porque primero escuchaba Pop y House. Fue un proceso lento el desarrollar mi propio sonido, empecé haciendo música muy diferente a la que hago ahora. Podríamos decir que fue un proceso gradual lo que me ha llevado hasta aquí.

    ¿Algo así como intentar escuchar la mayor cantidad de música que sea posible para después crear tu estilo?

    Sí, pero nunca he intentado crear mi propio estilo. Mi propósito siempre ha sido hacer música solo por diversión, sin pensar en crear un nuevo género ni nada de eso. Solo hacer música para mis amigos en Kampala y Uganda, seleccionada lentamente para ahora poder enseñársela al resto del mundo.

    Es un hecho que tu nombre ha sido asociado con el colectivo Nyege Nyege Tapes. Cuéntanos la historia de cómo entras en contacto con ellos.

    Yo entré en el colectivo un poco más tarde de su creación. La primera vez que oí hablar sobre ellos fue en la universidad. Estudiando allí fue cuando me metí más a fondo en la producción musical, y uno de mis amigos conocía el colectivo porque empezaba a hacerse conocido entre los jóvenes. Digamos que no era muy muy famoso, pero a la gente que lo conocía y había ido a alguna de sus fiestas le encantaba.

    Mi amigo conocía las fiestas, había escuchado lo que yo producía y pensó que podría encajar en el "sonido Nyege". Así que me convenció para ir a una de las fiestas y le puse al DJ, antes de que empezase, una de mis canciones que tenía en el móvil con los auriculares. Yo pensé que no le había gustado, pero de alguna manera él fue quien me presentó a Derrick, uno de los fundadores del colectivo. Me dio su email, le mandé mis temas y me invitaron a su estudio en Kampala, donde me enseñaron música que no conocía de discográficas como PAN o Planet Mu y me empujaron a intentar algo diferente.

    ¿Qué es lo que te lleva entonces a crear Hakuna Kulala?

    Eso vino de la música que hacíamos mis amigos y yo, que no encajaba exactamente dentro de lo que Nyege Nyege Tapes edita, ya que ellos apuestan más fuerte por la música local de bandas, muy influenciada por África y los sonidos tradicionales. Nosotros nos dejábamos influenciar también por los sonidos locales, pero sin renunciar al resto de sonidos que descubríamos de fuera para acabar sonando un poco más electrónicos. Entonces empezamos a pensar que estaría bien tener una plataforma propia para sacar nuestra música. Nunca pensamos en poder realizarlo tan rápido, pero por suerte desde el principio tuvimos el apoyo de Nyege Nyege Tapes.

    ¿Es una especie de sub-sello?

    Técnicamente sí, pero no del todo. Lo es porque la idea partió de nosotros tres estando en los estudios de Nyege Nyege Tapes, pero también apostamos por un sonido diferente, entonces creo que ahora ya es nuestra plataforma.

    El nombre quiere decir ocupado, ¿no? ¿De dónde viene?

    Es una buena traducción, pero no es la literal. Hakuna Kulala quiere decir no dormir. El nombre viene de otro productor del sello, Rey Sapienz, que es del Congo, y tiene un tema llamado Hakuna Kulala. Sentimos que ese nombre representaba lo que hacemos, porque normalmente no dormimos y hacemos música sin parar.

    ¿Hay alguna idea detrás de tus dos EPs? ¿O es algo más parecido a Slikback llegando al estudio e improvisando con las máquinas?

    Normalmente no produzco con nada más que no sea mi ordenador y en mi habitación, tirado en la cama con cascos si los tengo y si no pues sin. Es como empecé en Kampala y cuando me invitaron a los estudios de Nyege no pude realmente utilizar ni speakers porque otra gente los necesitaba.

    'Lasakaneku' fue básicamente la parte de mi vida en la que empecé a introducirme en los sonidos experimentales, en la que me obligué a intentar juntar Trap y el resto de influencias a mí manera. Fue poner elementos que pensé sonaban bien y completar temas. Inicialmente, el EP se suponía que tenía 10 o 15 canciones, pero después nos sentamos en el estudio un amigo que sabe más sobre la industria y yo para seleccionar los que pensamos que encajaban bien juntos. Podríamos resumirlo en una especie de compilación de Slikback saliendo de los sonidos Pop e intentando llegar a un sonido donde se siente cómodo, porque cuando producía Pop no lo estaba. Del Pop no me gustaba la manera tan comercial de vender los temas o tener que adaptar el sonido, pero con el Experimental la sensación fue de que podía presentarme tal y como soy.

    En 'Tomo' sigo siendo yo intentando llevar a cabo nuevas técnicas de producción. Combinando sonidos Noise e industriales con una base de percusión. En este EP no tenía tantos sintes o texturas, por eso de alguna manera tiene un sonido que encaja mejor dentro de un club. Es interesante porque no pensé que 'Lasakaneku' fuese a sonar en ningún club, entonces el hecho de ver lo bien que encajó y de haber vivido la experiencia clubber en Europa me llevó a pensar más en esos espacios, en la gente que iba a escucharla y en cómo iba a sonar. 'Tomo' es el resultado de reflexionar sobre como puedo técnicamente adaptar mi sonido al club.

    Ahora que dices lo de la experiencia en Europa, ¿habías ido a algún club fuera de África antes de producir 'Lasakaneku'?

    No, he estado en Kenia toda mi vida hasta irme a estudiar a Uganda. En Kenia nunca he actuado porque nadie me conoce realmente y no llegan a entender mi música. En Uganda estuve en las fiestas y el festival del colectivo Nyege Nyege Tapes, lo que lleva en cierto modo a tener una idea de lo que el clubbing europeo es por las diferentes actuaciones que vienen al país, pero es muy diferente por el tipo de público. La recepción del público es muy diferente.

    ¿En qué sentido?

    En el sentido de que el público en Uganda no está abierto a sonidos tan raros como los que el público en Europa disfruta. En los clubs y festivales a los que estoy yendo me resulta increíble ver a gente sentada durante una performance para después ir a otra sala y ponerse a bailar. En Uganda no tenemos esa flexibilidad, y es algo de lo que me di cuenta cuando empecé a viajar. Viajando pude ver lo lejos que puedo ir con mi música y mi sonido, porque en África intentaba hacer música para encajar en la escena local y poder actuar en algún club o festival, pero en Europa la gente te acepta como eres y escucha lo que propones. Eso me encanta.

    Cambiando un poco de tema, tu ascenso ha sido muy rápido. Festivales como Unsound, Sónar, Dekmantel o MUTEK ya te han llamado para actuar y tienes una gira por China en abril. ¿Cómo manejas ese cambio de estar en la universidad en África a ahora formar parte de los mejores line-ups de Europa?

    No creo que lo haya asimilado aún. Seguramente cuando llegue a casa y eche la vista atrás me daré cuenta de la locura que ha sido todo esto. Es algo que pensé que podía pasarme, aunque no tan rápido ni tan grande. Yo me imaginaba en clubs pequeños, en los cuales me sigue encantando pinchar, pero tener esa gran variedad de sitios donde puedo actuar es increíble. La manera de manejarlo es la misma que cuando hacía música en mi habitación y me emocionaba por descubrir un sonido nuevo. Es algo parecido pero en otro nivel. Es un sentimiento familiar. Por ejemplo, llevar tiempo escuchando música de artistas con los que ahora comparto cartel y puedo conocer en persona lo noto familiar, pero en otro nivel.

    Antes de seguir, ¿te gusta el cine?

    Sí, mucho.

    Bien, pues supongo que sabrás que en las últimas ediciones de los Oscars, el premio a mejor director ha sido para directores mexicanos. Creo que de los últimos cinco, cuatro han sido para ellos. A donde quiero llegar es si tú crees que se podría comparar esta escena con la musical, siendo Hollywood Berlin o Londres y México Uganda.

    Bueno no he estado muy atento a los Oscar últimamente, pero creo que en cierto modo sí que se podría comparar, sobretodo en la manera en la que la gente está apostando por artistas o directores de sitios donde no sueles esperarte para ponerlos al mismo nivel que artistas ya consolidados y con largas carreras de Europa. Nunca lo había pensado de esta manera, pero sí que parece sentirse así. La gente ahora está pendiente del este de África por la música que sale de artistas locales en discográficas como Nyege Nyege Tapes o Hakuna Kulala. La recepción es muy buena, y las críticas que nos llegan también. Parece que ahora nos toca a nosotros, y veo colegas con los que solía pasar el tiempo actuar también en grandes eventos alrededor del mundo. Sienta muy bien ver que esto está pasando.

    Volviendo un poco al trabajo detrás de la discográfica, ¿hay alguna política detrás de cada lanzamiento? Quiero decir, cuando recibes un EP de X productor, ¿pensáis que tiene que tener ciertas características o que no va a poder salir este año porque ya hay un determinado número de releases planificado?

    No, no hay ninguna política. Muchas veces los problemas para sacar música nos los pone el distribuidor porque es él el que determina la fecha de salida. Nosotros escuchamos algo que nos interesa, le damos la opción de masterizarlo y le preguntamos si quiere sacarlo a la venta. Luego no obligamos a nadie a que suene como nosotros decimos, es algo más parecido a si lo que nos llega encaja en el estilo del colectivo. Obviamente, tiene que gustarnos primero, pero no forzamos nada ni nos preocupamos mucho por si es de África o de Europa. 

    Hasta el momento solo han salido EPs, ningún álbum. Estamos trabajando en ello. De hecho, estoy completando una especia de Various Artists que incluye artistas de México, Polonia y el resto del mundo. Básicamente nombres menos conocidos -aunque hay alguno que es más famoso- que han contactado conmigo online, me han mandado sus temas y me han parecido increíbles. Quiero exponer esa música, y también cambiar la dinámica de que la gente intente sacar la música por sellos europeos. Me encantaría que artistas europeos se interesaran en sacar música por sellos africanos. Eso está empezando a pasar, y poco a poco voy contactando con más y más artistas que ojalá puedan acabar sacando música en Hakuna Kulala.

    Centrándonos ahora en tus actuaciones, ¿cómo las afrontas? ¿Los llevas preparados de antes o prefieres llegar al club e improvisar?

    Normalmente improviso, excepto cuando el club o el espacio está preparado para algo en concreto. Ahora mismo suelo aparecer en los carteles como DJ Set, lo que me da más margen para hacer lo que quiero, ya sea poner mis canciones o mezclar otras. Cuando aparezco anunciado como Live Set sí que tengo que ceñirme a poner mis propios temas. Lo que nunca hago es pensar el orden de temas que voy a seguir o el bpm al que voy a empezar. 

    Durante el soundcheck, presto atención al sonido y examino tanto el espacio como el tipo de público que puede llenarlo, para a partir de ahí empezar a pensar en lo que voy a hacer cuando llegue mi hora. Es algo que todavía no hago a la perfección, todavía tengo mucho que aprender sobre la escena de clubes. Pero me gusta ser flexible y abierto para ver qué estilo puede encajar en cada actuación.

    ¿Qué equipo usas para los Live Set?

    Tanto para los DJ Set como para los Lives uso mi controladora y el ordenador con Traktor, la diferencia es que en los Lives solo pongo mis temas. Básicamente trato de prepararme Stems de mis producciones y mezclarlas. Es algo un poco confuso.

    ¿Algo así como más para escuchar que para bailar?

    No del todo.También se puede bailar. Lo único es que igual combino una melodía de un tema con ciertos drums de otro, pero también improvisado.

    Ahora que estamos llegando al final, aparte de la recopilación que ya nos has contado ¿cuáles son tus planes de futuro? 

    Estoy planteándome meterme más a fondo en el apartado de diseño de sonido, para las visuales. Disfruté mucho haciendo el soundtrack para el trailer del CTM Festival a principios de año, y quiero hacer ese tipo de trabajos ya sea para televisión, cine o artistas visuales. Quiero intentar todo tipo de cosas que puedan hacerse con música, porque al final eso es lo que más me gusta de ella, que tiene tantos aspectos diferentes que puedes hasta aburrirte. Me apetece tanto trabajar con el diseño del sonido como pinchar en algún sótano de cualquier país o poder organizar el line-up de algún festival. En definitiva, intentar hacer todo lo que tenga que ver con la música.

    Actúas este fin de semana en Nitsa, como parte del cartel de MUTEK Nocturne, junto a nombres como Gábor Lázar o un b2b entre Kode9 y Mala¿Qué podemos esperar?

    En el MUTEK podéis esperar una actuación donde voy a intentar mostrar todo lo que he estado haciendo hasta la fecha, y ojalá pueda salir y sonar todo a la perfección, porque no conozco el club y no sé como saldrá.

    Y ya para acabar, ¿hay alguna cosa que te quede por decir?

    Sí. Si pudiese hablarle al mundo ahora mismo, simplemente les daría el consejo de que no hace falta buscar tan lejos para encontrar música de calidad. A veces no hace falta viajar para descubrir artistas que puedan fliparte, fíjate en lo que tienes a tu alrededor y dale una oportunidad, porque igual tu productor favorito lo tienes al lado y no te estás dando cuenta.