• Hablamos con Kelly Moran previamente a su paso por LEV Matadero

    Hablamos con Kelly Moran previamente a su paso por LEV Matadero
    Kelly Moran

    “Ultraviolet representa un monumental salto hacia delante para mí como compositora y como productora”

    Cada vez va quedando menos para la primera edición de LEV Matadero, que se celebra del 17 al 20 de octubre en la capital, y que presenta ya sold out en sus actividades principales, por lo que la expectación es alta. En la jornada del domingo 20 tendremos la oportunidad de disfrutar del show audiovisual de una de las sensaciones de Warp a día de hoy, Kelly Moran.

    La norteamericana llega por segunda vez a Madrid este año tras su paso por La Casa Encendida en el ciclo de Electrónica en Abril y en esta ocasión aprovechamos para conversar con ella acerca de su carrera, su música, su forma de preparar el piano o su rutina diaria, entre otras muchas cosas. ¡Y está de lo más interesante!

    Eres una artista a la que rápidamente se relaciona con el piano, siendo el instrumento que más tocas, pero también has tocado el bajo, el teclado y otros tantos instrumentos en diversos proyectos. ¿Nos puedes contar tu experiencia con estos y cómo y en qué punto de tu vida llegaste a ellos? ¿Con cuál te quedarías de no ser por el piano?

    Empecé tocando el piano cuando tenía 5 ó 6 años, pero muy poco tiempo después también empecé a tocar el contrabajo porque en la orquestra del colegio necesitaban una persona que lo tocase. ¡Decidí probar porque era lo suficientemente alta como para desempeñarme bien! Notaba bastante soltura desde un principio así que invertí mi tiempo en aprender a tocarlo, y fue bastante rápido. Por otro lado, también quería formar parte de la banda del colegio, en la que estaba mi hermano mayor, así que también empecé a tocar el clarinete y el oboe.

    Todo esto fue antes de 5º de primaria, así que ya era bastante activa musicalmente desde bien pequeña. A medida que fueron pasando los años me fui aficionando al rock y me hice con el bajo, ya que además tiene un formato similar al contrabajo, y eso me llevó a la guitarra, que al fin y al cabo son solo dos cuerdas más. Cada instrumento me ha ido llevando al siguiente… Hah!

    Para ser sincera, nunca he sido el tipo de músico al que se le da bien sentarse y practicar un instrumento durante 5 horas seguidas. Digamos que tengo poca capacidad de concentración y siempre me gusta cambiar mis métodos a la hora de practicar. Según fui creciendo cada vez sentía más natural tocar varios instrumentos porque así iría intercalando entre ellos y no me daría tiempo a aburrirme.

    También pienso que tocar todos estos instrumentos me ha ayudado mucho a aprender sobre orquestación, registro y timbre, así que todos estos instrumentos han sido muy importantes en mi carrera musical en todos los sentidos. Si tuviera que elegir uno ahora, probablemente sería el bajo porque es con el que me lo paso mejor tocando, además de ser el que más toco después del piano.

    John Cage preparando el piano

    Volviendo al piano, se te conoce por usar la técnica del “piano preparado”, que sería algo así como modificar el sonido del piano mediante la introducción de elementos externos. ¿Qué tipo de elementos utilizas y qué tipo de sonidos buscas al usarlos? ¿Podrías detallarnos el proceso que utilizas a la hora de preparar el piano? ¿Utilizas diferentes configuraciones a la hora de un directo?

    Suelo utilizar diferentes tornillos y tuercas de acero para preparar mi piano. En el colegio tenía una caja de herramientas con diferentes tuercas y tornillos para preparar el piano y poder tocar la música de John Cage, pero cuando empecé a componer mi propia música quería experimentar con diferentes materiales, así que robé una caja con tornillos de casa de mis padres y encontré objetos más pequeños que los que venía utilizando. Los materiales que utilizo los escojo por su forma, sonido y por su tamaño.

    La razón por la que preparo el piano es porque me gusta cuando las notas tienen un toque metálico seguido de una cálida resonancia armónica pero sin perder el tono, por lo que una A sigue sonando como una A en cuanto al tono, pero presenta un timbre diferente.

    Sobre cómo preparo el piano: suelo pisar el pedal de sustain para liberar cualquier tensión del mismo. Solamente preparo las notas que se componen de 3 cuerdas, así que uso palillos de madera para apartar levemente una cuerda de la siguiente y poder introducir el elemento entre las cuerdas sin generar ninguna tensión. Esto lo hago para no dañar el piano. El objeto irá colocado entre dos de las cuerdas, pero ya que son tres, uno de los huecos no estará alterado, por lo cual esta cuerda libre resonará con el tono original, así que como resultado obtienes el sonido obtenido de la preparación sumado a la información del tono -sin alterar- de la cuerda resonante.

    ¿Cómo es una sesión de estudio para Kelly Moran? ¿Sueles seguir alguna rutina? ¿Qué setup tienes en el estudio y dónde trabajas?

    Trabajo en casa y suelo seguir una rutina bastante distendida cada día a la hora de trabajar en mi música. Las mañanas suelo dedicarlas a encargarme del correo y otras tareas relacionadas, después suelo tomarme un descanso para entrenar y comer. Es después de este descanso cuando me pongo con la música porque es cuando siento que tengo cierta libertad, una vez terminadas las tareas de gestión me siento a hacer música sin estrés.

    Normalmente, durante el día suelo trabajar en proyectos para otra gente como remixes, colaboraciones, comisiones, etc., para dedicarme a mi trabajo en solitario durante la noche. Siempre he trabajado desde casa porque es donde está mi piano y donde me siento más cómoda haciendo música, además de tender a ser un animal nocturno, por lo que es bastante natural para mí hacer mi música de noche.

    ¿Dónde crees que empleas más tiempo, componiendo o en la post-producción?

    Dedico mucho tiempo a improvisar en el piano, lo que me lleva a dedicar más tiempo aun escuchando las grabaciones para posteriormente editar y quedarme con las partes que más me gustan. A día de hoy intento limitar el tiempo que dedico a improvisar para no tener que emplear tanto tiempo en la fase de escucha y edición de las grabaciones que hago, porque es una fase bastante costosa.

    Se me hace relativamente fácil sentarme en el piano e improvisar durante 20 ó 30 minutos, pero es increíblemente tedioso tener que re-escuchar y buscar las partes con las que luego me quedo, así que, si tengo una idea en mente, intento ser lo más efectiva posible. Pero sí, definitivamente la post-producción me lleva mucho más tiempo.

    Hablando ahora sobre tus LPs, ¿cómo los confeccionas? Es decir, ¿cómo sueles elegir el orden de las canciones, el principio o el final? ¿Hay alguna historia detrás de esto?

    Normalmente sale solo o veo obvio qué piezas irán al principio y qué piezas irán al final de cada álbum. Pienso que por mi formación en música clásica siempre estoy pensando mucho en seguir una estructura a la hora de juntar u ordenar los temas. Me gusta tener canciones que sirvan como intros y como outros al principio y al final de cada álbum, y siempre suelo identificar estas piezas dentro de un conjunto de temas que estoy considerando para un álbum.

    A veces, comienzo a tocar algo en el piano e inmediatamente sé en qué punto de dicho álbum o trabajo va a encajar acorde con la historia que quiero contar con el mismo. Recuerdo que para Ultraviolet ordené las canciones en el mismo orden en el que las compuse, pero también recuerdo haber jugado un poco con el orden de las tres canciones que iban en el medio –Nereid, In Parallel y Halogen– porque parecía importante marcar el paso del álbum adecuadamente y que también contenga variedad en cuanto al timbre. Halogen era el único tema del álbum sin componentes de electrónica, así que necesitaba estar en un punto del álbum donde esa claridad no pareciera estar fuera de lugar o chirriara.

    Recuerdo que decidí colocar Nereid en el centro porque era la más larga e intensa, después In Parallel justo después para que fuera como un bálsamo calmante tras esa pieza tan loca y larga. Por último, Halogen, ya que ese era el punto del álbum en el que quería que escucháramos algo nuevo, algo fresco y diferente. Una vez que das con el orden correcto, simplemente suena bien y sabes que es lo que querías.

    Ultraviolet parece ser un punto de inflexión en tu carrera. ¿Lo sientes como tal? Los sonidos, la duración de los temas, la progresión que hay en ellos… ¡Te llego a sentir en mitad de una jam en ciertos puntos del álbum!

    Sí, definitivamente ha sido un punto de inflexión en mi carrera. Representa un monumental salto hacia delante para mí como compositora y como productora, especialmente en mi práctica de combinar el piano preparado con instrumentos electrónicos. Llevaba mucho tiempo esperando poder explorar más a fondo mi Prophet 12 –sintetizador- junto al piano preparado, y esto realmente empezó a florecer con el material de Ultraviolet.

    Y sí, definitivamente estoy en mitad de una jam en los temas porque empezaron como tal, como una improvisación, así que los tracks transmiten esa libertad y esa soltura en comparación con mis anteriores trabajos. Siento que he roto con mis antiguos métodos de hacer música y que he descubierto una nueva forma de tocar el piano, algo que necesitaba que pasara.

    ¿Sientes que ahora estás más ligada a la música electrónica que antes? ¿Cuáles son tus influencias dentro de la música electrónica?

    ¡Pienso que siempre me he sentido ligada o conectada la música electrónica desde el moento en el que la descubrí! No empecé a escuchar música electrónica hasta los 14 ó 15 años porque crecí entre hard rock y música clásica, pero recuerdo que desde el momento en el que escuché mi primer álbum de música electrónica descubrí un nuevo y extenso mundo fuera de mi conocimiento musical hasta la fecha el cual me encantaría explorar. Este álbum fue “Fahrenheit Fair Enough” de Telefon Tel Aviv, y ese fue el primer momento en el que escuché música y en ese mismo instante sabía que quería hacer música que se pareciera de alguna manera.

    ¡Eso me llevó al mundo de la grabación y la producción en mi adolescencia! A día de hoy me siento muy influenciada por Aleksi Perälä porque amo la claridad y la sensación rítmica de su música. Y, casualmente, Telefon Tel Aviv acaban de sacar su primer trabajo en 10 años así que llevo escuchando eso en bucle desde que salió, sintiendo inspiración sobre lo bonito que es.

    Sobre Warp, ¿eras fan del sello antes de trabajar con ellos? ¿Cuál ha sido tu referencia favorita del sello? ¿Planeas seguir trabajando con ellos?

    ¡Sí, siempre he sido muy fan de Warp! Y definitivamente voy a seguir trabajando con ellos en el futuro, de hecho, estamos dando los primeros pasos para mi próximo release.

    Sobre mi referencia favorita del sello, diría que es “Safe in the Hands of Love” de Yves Tumor. Es un trabajo sencillamente brillante, lo sigo escuchando varias veces a la semana. La música de Bibio también tiene un valor sentimental para mí y amo todos sus trabajos. ¡Pero resulta realmente difícil escoger solamente unos pocos porque hay demasiados trabajos increíbles que han visto la luz por Warp! Todos en el sello son completamente fantásticos y únicos, cada uno de los artistas me motiva a trabajar más duro de lo que lo suelo hacer.

    ¿Qué hay de tu agenda? ¿Qué se viene en los próximos meses o qué tienes en mente?

    Ahora estoy trabajando en las primeras fases de lo que será mi siguiente álbum, así que tengo la mente totalmente puesta en eso. También tengo algunos remixes y colaboraciones planeadas que irán saliendo a la luz en los próximos meses. ¡También acabo de terminar un LP compartido con otro artista que saldrá a principios de 2020, así que tendréis los detalles muy pronto!

    Como ingeniera de sonido, me imagino que estás bastante interesada en las tecnologías que rodean el mundo de la música. Por otro lado, he leído que has creado una versión digital de tu piano mediante samples del mismo y que lo vas a estrenar en LEV Matadero. Cuéntanos un poco más sobre eso.

    ¡Sí, en el show de LEV Matadero voy a usar un instrumento virtual que he diseñado yo misma! Una cosa de la que me he dado cuenta cuando empecé a trabajar con el piano preparado es que es muy limitado a la hora de requerir ciertos setups como performer. Necesitar un gran piano y una pantalla gigante para proyectar es una cosa, pero luego necesitar también introducirle tuercas al piano de alguien es otra totalmente diferente…

    Esto limita la cantidad de sitios en los que puedo tocar porque no todos van a estar de acuerdo con que tenga que preparar su piano. Y, por supuesto, quiero tocar todo lo que se pueda porque lo amo, así que mi solución ha sido la de crear un instrumento virtual a partir de los samples de mi piano, para así poder tocar partes de mi álbum en un teclado MIDI.

    Hace como un año dediqué 3 ó 4 días seguidos en mi piano grabando cuidadosamente cada una de las notas varias veces y a diferentes velocidades. Tenía que hacerlo así ya que este instrumento digital debía de ser lo más dinámico posible y sensible al tacto, con diferentes intensidades, para que así pudiera sonar igual que mi piano real, así que me llevó bastante tiempo poder realizarlo.

    Ahora puedo tocar mi instrumento digital en cualquier teclado MIDI conectando mi ordenador y usando el sampler de Kontakt, con resultados idénticos al del piano que tengo en casa. Está muy bien, suena muy real y estoy muy feliz con el resultado.

    Se puede decir que tienes bastante experiencia tocando en España. Tocas ya por cuarta vez aquí, ¿verdad? Cuéntanos cómo has visto tus actuaciones aquí y qué te ha parecido el público.

    ¡Sí! He tocado varias veces recientemente: dos en Barcelona el año pasado, otras dos a lo largo de este año y otra vez en Madrid. La de LEV Matadero será la segunda actuación de este año en Madrid. Me encanta España, es mi sitio favorito donde tocar porque las experiencias que he tenido aquí han sido magníficas y la gente es increíble. Todos los festivales y shows en los que he tocado en España han tenido una muy buena organización y un gran apoyo a los artistas involucrados en los mismos. Por otro lado, el público es muy entusiasta y amigable. A parte, es uno de los países más bonitos en los que he estado. Todo, desde la comida, la gente, hasta la arquitectura y su estética han sido siempre muy atractivas para mí. ¡Me siento muy cómoda en España y estoy deseando que llegue la fecha!

    Y sobre la parte visual de tu show, ¿cómo sueles trabajarla? ¿Cómo has preparado el show A/V que vas a presentar en LEV?

    Desde un principio quería que mis directos fueran muy inmersivos e impactantes visualmente hablando, así que he comisionado varios artistas visuales para crear vídeos individuales para cada uno de los tracks de Ultraviolet. He ido teniendo muchas ideas sobre los colores y la estética que creo que pega con mi música, así que he ido compartiendo a grandes rasgos esto con los artistas con los que estaba trabajando. Éstos me han ayudado mucho a la hora de ligar la estructura y el contenido emocional que quiero transmitir con mi música, así que el objetivo es ayudar al público a entender de dónde vengo y qué veo o siento en mi cabeza cuando toco en directo. ¡Creo que el resultado de la parte visual es bastante alucinante y me muero de ganas por enseñarlo en LEV!