• Los cinco mejores festivales de electrónica de 2018 son…

    Los cinco mejores festivales de electrónica de 2018 son…

    Descúbrelos en este artículo

    1. Dekmantel 

     

     

    Cada edición del festival tulipán es para el recuerdo. Cada año se supera. El anuncio de su line up es el más anhelado cada año. Su formato de larga duración y en horario diurno, el precio asequible, el sonido, la distribución de los escenarios, los diferentes lugares donde se celebra, la organización… hacen de Dekmantel –un año más– nuestro festival fetiche. El número uno

     

    2. Berlin Atonal 

     

     

    Música, sonido, imagen, iluminación, ubicación, programación, ambiente… todo fue sencillamente perfecto de miércoles a domingo en el Kraftwerk de Berlín. Berlin Atonal 2018: el día a día de la perfección hecha realidad. 

     

    3. Houghton

     

     

    Comisariado por Craig Richards –legendario residente y programador del emblemático club inglés fabric– , el joven Houghton Festival cuenta con ese sello de calidad, toda una garantía de la excelencia, convirtiéndose en tan sólo dos ediciones (en tiempo récord) en todo un referente de los festivales internacionales. Un festival que apuesta decididamente por el tridente clásico de electrónica, house y techno, además de ser el único donde la música no se detiene en 24 horas. ¿Para qué más?

     

    4. Primavera Sound 

     

     

    Primavera Sound es otro de los festivales más aclamados y celebrados del panorama internacional. Su excelso cartel –de los más esperados y aplaudidos por el público– y su firme apuesta por la mejor electrónica con Primavera Bits y The Warehouse hacen del festival barcelonés uno de los mejores del mundo. 

     

    5. Waking Life 

     

     

    Waking Life fue sin duda una de las sensaciones festivaleras del pasado verano, considerado por muchos de los asistentes a este evento como una especie de rave interminable prolongada durante varias jornadas,  que contó además con artistas de primer nivel y que estuvo alejado la mano de Dios en un paraje natural del país luso. Todos estos alicientes,  convierten sin duda al festival portugués en la gran revelación de este 2018 y quizá en la gran sensación festivalera.