• WOS Festival 2019, haciendo balance

    WOS Festival 2019, haciendo balance
    Nihiloxica en WOS Festival 2019 por Leticia T. Blanco

    Hacemos balance de la sexta edición de WOS Festival conversando con Iván Arias, su director

    WOS Festival es, a día de hoy, uno de los proyectos más interesantes dentro de la escena nacional de música avanzada y artes visuales, a su vez, una de las más notables a nivel europeo. Su sexta edición, celebrada del 12 al 15 de septiembre, se ha saldado con un éxito rotundo aunando casi medio centenar de actividades y aumentando en un 30% su asistencia con respecto a su anterior edición.

    El cartel musical y de artes visuales ha contado con la participación de artistas como Amnesia Scanner, Plaid, Holly Herndon, Kode9, Bill Kouligas o Loscil, entre muchos otros, y ha sido complementado por cuatro subprogramas con paneles de discusión y encuentros con varios artistas, un ciclo de cine dedicado al arte sonoro, dos noches dedicadas al clubbing y una jornada dedicada a promocionar la labor de diferentes artistas gallegos.

    Ya que no hemos podido desplazarnos a cubrir el festival, se ha optado por hacer balance del mismo haciendo unas preguntas a la organización tras la finalización del mismo. Es Iván Arias, director de WOS Festival, el que nos comenta qué hay detrás de este singular encuentro.

    Se podría decir que estamos ante el auge de los festivales boutique, con WOS como una de las sensaciones en cuanto a este tipo de festivales a nivel europeo. ¿Cuál ha sido el objetivo a la hora de embarcaros en este proyecto?

    En realidad, el festival surgió de una manera casi colateral. El germen originario del que nació todo esto fue un proyecto que se puso en marcha en 2014, y que acabó mutando orgánicamente en una cosa totalmente diferente. La idea originaria era formar bajo la coordinación e iniciativa de la agencia WORK ON SUNDAY una “incubadora de ideas”: una plataforma que reuniese a agentes culturales, profesionales de la industria cultural y artistas gallegos procedentes de todas las disciplinas y ámbitos para generar un espacio de reflexión en torno a la actividad cultural en Galicia.

    Ese proyecto recibió el nombre de “WOS INC”, “WOS” por el acrónimo de la agencia e “INC” por “incubadora”, y reunía a profesionales y artistas del audiovisual, la música, el cine, la fotografía, agentes culturales y un largo etcétera. El festival surgió en este contexto de manera casi anecdótica, casi como una excusa para reunirnos en un evento a caballo entre la celebración, el ocio, el disfrute del arte y la reflexión. Pero la recepción y valoración de las primeras ediciones fue tan entusiasta y positiva que quedó clara la necesidad del festival de instituirse en sí mismo como propuesta.

    Eli Keszler en WOS Festival 2019 por Leticia Blanco

    Sin embargo, da la sensación de que WOS todavía no tiene mucho bombo en España como podría tener MIRA o L.E.V., por lo menos según la percepción de un servidor. ¿Lo creéis así? ¿Por qué?

    WOS es un bebé en comparación con esas dos citas. Tras dos primeras ediciones como “incubadora” (bajo otro nombre incluso, un nombre que tardó mucho en desvanecerse del público y prensa locales), se reformuló al tercer año como WOS Festival, y ahora acaba de culminar su sexta edición, por lo que es un proyecto que tan solo lleva cuatro años de andadura, y es a partir de los dos últimos, ya como WOS Festival x SON Estrella Galicia cuando quizás hemos conseguido mayor notoriedad. Además, su línea de programación se ha ido reorientando, buscando un público diferente al de sus orígenes. Para nosotros es un honor compararnos con referentes como MIRA o L.E.V., a los que respetamos o admiramos, pero aún estamos lejos de poder situarnos como marca junto a citas tan consolidadas.

    ¿Cómo ha sido la evolución en cuanto al público que viene asistiendo al festival a lo largo de sus diferentes ediciones? ¿Qué tipo de público tenéis ahora y qué porcentaje de público es nacional y qué porcentaje internacional?

    El festival nació con un concepto y línea de programación muy diferentes al actual, y el giro de timón ha requerido no pocos esfuerzos. Uno de los retos que nos proponemos, por ejemplo, es conseguir que su público natural a escala gallega lo sienta como propio, así como proyectarlo a escala nacional.

    El perfil del público probablemente sea parecido al del MIRA o LEV que mencionabas: aventurero, consumidor activo de cultura, interesado en expresiones artísticas contemporáneas, con un gusto amplio y ecléctico… De manera natural esta programación y concepto atrae a público nacional e internacional. En 2018 casi el 50% de las entradas compradas lo hicieron desde IPs fuera de Galicia… El público internacional es minoritario, pero lo cierto es que es precisamente de estos asistentes de quienes nos llegan felicitaciones y comentarios más satisfechos.

    Mary Lattimore en WOS Festival 2019 por Leticia T. Blanco

    Uno de los puntos que más enriquecen este tipo de festivales es la localización o los recintos en los que se celebran. En esto, WOS no se queda atrás con varios espacios estrella en pleno centro de la ciudad de Santiago. ¿Cómo ha sido la gestión o el proceso para poder contar con estos espacios? ¿Se ha contado con el apoyo de las autoridades locales?

    Bueno, la agencia lleva desde 2010 desarrollando su actividad en la ciudad, mucho antes de que empezase el festival… En este sentido la trayectoria como programadores nos avala y genera confianza ante las instituciones. En cualquier caso, WOS es un proyecto independiente, y la gestión para conseguir todos estos espacios se hace 100% a nivel privado: la relación con cada uno de ellos se hace desde la agencia.

    Multiplicando, por cierto, ya que sale el tema, el volumen de trabajo en cuanto a dirección ejecutiva. Prácticamente todos los espacios con los que trabajamos tienen programación cultural regular a lo largo del año. Algunos de ellos están muy sensibilizados y comprometidos con el arte contemporáneo y la cultura, como es el caso del CGAC, la Universidade de Santiago de Compostela, la Cidade da Cultura… y con otros cuesta siempre un poco más. Cada año, por un motivo o por otro, este aspecto del festival consume una cantidad muy importante de nuestros recursos.

    ¿Cómo y qué tenéis en cuenta a la hora de hacer el scouting de los espacios? ¿Algún objetivo con el que soñar?

    Nos gustaría introducir uno o dos espacios nuevos cada año para sorprender a nuestro público. Somos conscientes de la extraordinariedad de los espacios de WOS, y la política del festival es ponerlos bajo el foco, como protagonistas, e intervenirlos lo menos posible. Es un festival muy difícil en cuanto a formato, en comparación con otros como MIRA o L.E.V. cuya programación troncal tiene lugar en un único espacio central. Trabajamos simultáneamente con una gran cantidad de espacios con diferentes aforos, y esto complica mucho la programación, el control del aforo, la producción, la logística…

    Rafael Anton Irisarri en WOS Festival 2019 por Sara Roca

    La cuidada programación artística del festival, es, sin ninguna duda, su pilar clave. ¿Cómo se puede definir la línea de WOS Festival en este sentido? ¿Alguna referencia en la que os fijéis especialmente?

    Nuestro formato es tan particular, que en este sentido tendemos a fijarnos a la hora de diseñar el programa en eventos con estructura y línea avant-garde similar a la nuestra como Rewire y TodaysArt (ambos en La Haya, Países Bajos). También, por su capacidad de innovación y conceptualización CTM (Berlín), Berlin Atonal (Berlín), Unsound (Cracovia), … y algunos otros.

    Haciendo balance de las actuaciones de esta edición de 2019, ¿qué es lo que más ha destacado y lo que más os ha sorprendido? 

    Estamos muy contentos con la edición de este año, el feedback ha sido inmejorable y todo ha funcionado como esperábamos. Creo que han sorprendido propuestas que tocaban por primera vez en España (Bendik Giske, Nihiloxica,…), y también han sido muy comentados los conciertos de Plaid, Rafael Anton Irisarri, Drew McDowall & Florence To o el estreno en colaboración de Helm & Tatsuya Fujimoto… Creo que a cada persona que preguntes te respondería una cosa diferente: Holly Herndon, Amnesia Scanner, Elena Colombi b2b Olivia,…

    ¿Y de las ediciones anteriores?

    Es difícil, en seis años han pasado tantos artistas por el festival… Quizá diría que alguno de los mejores conciertos fueron Sontag Shogun (2017) o Raime (2016). También recordamos con cariño especial los espectáculos que ofrecieron Roly Porter & MFO, Demdike Stare, Julia Kent, Colleen, Michael Rother, Paul Jebanasam & Tarik Barri… Inolvidables también The Bug ft. Miss Red reventando la Sala Capitol, o Oddisee haciendo lo mismo en Fundación Granell el año pasado.

    Otro de vuestros objetivos es la promoción de artistas gallegos, ¿alguno que no debamos perder de vista?

    Este año hemos dedicado por primera vez una noche íntegramente a artistas gallegos, aunque siempre hemos guardado un porcentaje de la programación para visibilizar el talento local. Aquí somos muy fans de Huma, Alicia Carrera, Abu Sou, Death Whistle, Clara!...

    ¿Alguna anécdota que nos podáis contar acerca de esta y de las anteriores ediciones de WOS? ¿Algo que se pueda adelantar de la próxima edición, ya séptima, de WOS Festival?

    Creo que la gran anécdota de esta edición es que coincidió que buena parte de los artistas del programa eran amigos entre ellos desde hace tiempo, e iban todos en pandillas de un concierto a otro a verse los conciertos los unos de los otros. También han estado inundando las redes sociales de fotos juntos tomando helados y posando por la ciudad, jaja.

    Respecto a 2020 no podemos adelantar nada aún, estamos aún en pleno cierre de la edición. Somos un equipo muy pequeño, sometido a un altísimo nivel de desgaste. Cada año acabamos agotados, planteándonos si hacerlo el año siguiente o no. A pesar de que la respuesta de asistentes, artistas, agencias, prensa y crítica es clamorosamente positiva, WOS es un proyecto muy frágil y difícil de llevar a cabo.

    Ambiente durante actuación de Amnesia Scanner en WOS Festival 2019 por Leo Lopez